Cómo funcionan cámaras de seguridad con reconocimiento facial

Cómo funcionan cámaras de seguridad con reconocimiento facial

Con el avance de la identificación biométrica se ha incrementado la eficacia y la precisión del reconocimiento facial.

 

Esta tecnología permite analizar automáticamente las imágenes capturadas por cámaras de video vigilancia de forma infinitamente más rápida y precisa que ver la película y procesarla de forma manual. El sistema realiza una comparación entre las caras captadas por las cámaras y los datos faciales almacenados.

 

La tecnología de reconocimiento facial saca provecho de los atributos que hacen única la cara de cada persona. Estos atributos incluyen el ancho de la nariz, la forma de los huesos de las mejillas, el tamaño de la mandíbula, la profundidad de la cavidad ocular, y la distancia entre los ojos. Estos son sólo algunos de los puntos nodales de aproximadamente unos 80 que son revelados en un rostro humano.

 

A medida que la tecnología de video vigilancia es cada vez más frecuente y eficaz, las organizaciones de derechos civiles, tales como la “American Civil Liberties Union” en Estados Unidos, están preocupadas por las implicaciones éticas tanto del registro de imágenes que hacen las cámaras de video vigilancia como de la tecnología de reconocimiento facial.

 

La idea de cámaras en cada rincón evoca la idea de un mundo opresivo, como los de la novela “1984″. Según la ACLU, la creciente prevalencia de las cámaras con tecnología de reconocimiento facial constituye una amenaza de invasión a la privacidad mucho más grave que la protección contra la delincuencia que ofrecen.

 

Un viejo refrán dice “¿Quién vigila al vigilante?” En el contexto de la vigilancia por video, y su creciente capacidad de reconocimiento facial, muchas personas, gobiernos, empresas e instituciones deciden utilizar esta tecnología.

 

De esta manera, la posibilidad de temer abusos del estado en el uso de la video vigilancia se equilibra con la utilización de esta tecnología por parte de civiles, con los mismos métodos: cámaras capaces de realizar transmisiones digitales, almacenar las imágenes de seguridad y procesarlas con el software que permite realizar búsquedas y análisis de forma automática.